CONTRACTURAS MUSCULARES, DOLOR DE CABEZA Y ESTRÉS

Una contractura muscular es una contracción involuntaria de un músculo. Puede presentarse como causa o consecuencia de un dolor, se produce cuando el músculo no puede realizar un esfuerzo correctamente. Suele aparecer cuando dicho músculo realiza una actividad inadecuada en intensidad o en función.

Contracturas musculares y el estrés

Es una respuesta fisiológica normal que nuestros músculos se tensen cuando estamos estresados. El nivel de vida actual deja muy poco tiempo para que pensemos cómo nos encontramos o cómo sentimos nuestro cuerpo y ocupamos todo nuestro tiempo en realizar actividades, siempre pensando en todo y todos antes que en uno mismo.

El estrés en su justa medida es positivo, nos impulsa a superar nuestras metas, pero nuestro organismo no está preparado para una situación de estrés crónico. Nuestro sistema digestivo y reproductivo se detienen y nuestro ritmo cardíaco se acelera.

Con respecto al sistema músculo esquelético lo que hace ante el estrés es prepararse para salir corriendo, se prepara ante el peligro. El problema es que si los músculos están mucho tiempo en esta situación empezarán a sufrir desde dolores musculares y contracturas hasta dolores de cabeza y alteraciones articulares y neurológicas derivadas del mal funcionamiento muscular.

Tratamiento recomendado

A parte del tratamiento fisioterápico de las contracturas musculares y el dolor cervical debemos tener en cuenta su situación de estrés crónico, pues también afecta a su organismo. El tratamiento muscular solo tendrá éxito de forma temporal si no combatimos ese estrés, algunos consejos que podemos dar para ello son: la meditación, el ejercicio físico, ejercicios respiratorios, el cambio de hábitos en nuestra vida e incluso podríamos pedir ayuda a un psicólogo en caso de que la persona no sea capaz de gestionar la situación.

Contracturas musculares y el dolor de cabeza

Estas contracturas están directamente relacionadas con el estrés, pues una cosa lleva a la otra, ya que están producidas por una tensión psicoemocional. Son denominadas cefaleas tensionales, vienen derivadas de algún tipo de conflicto, ya sea por el estrés laboral o emocional que desencadena o facilita el dolor de cabeza, bien generada por una personalidad perfeccionista, maniática o nerviosa que tiende a somatizar dicha tensión en la columna cervical, generando dolor de cabeza.

Este tipo de dolores puede ser bilateral o unilateral, afectando a la región anterior frontal, lateral parietal o posterior occipital. Puede manifestarse como un dolor no pulsátil en forma de cinta o con un dolor mantenido en ciertas regiones como la nuca o la región sub-occipital.

Causas de las cefaleas tensionales

  • Estrés tanto físico como emocional
  • Exceso de consumo de alimentos con cafeína
  • Alto consumo de alcohol
  • Tensión a nivel ocular
  • Fatiga o sobrecargas musculares

Consejos para tratar las cefaleas tensionales

  • Controlar el estrés, ya que es uno de los principales factores desencadenantes.
  • Evitar en lo posible el uso de analgésicos y antiinflamatorios, ya que su abuso tratando de evitar el dolor de cabeza al final provoca más dolor de cabeza.
  • Acude a tu fisioterapeuta de confianza para que realice la evaluación pertinente y puede establecer el mejor protocolo de tratamiento para su dolor de cabeza.
  • Evitar alimentos que puedan provocar dolor de cabeza, como el café, el chocolate o el queso.
  • Cuidar tu hígado para evitar cefaleas y migrañas.
  • Identificar y evitar los trabajos y posturas que contribuyen al dolor.
  • Hacer ejercicios, estiramientos y automasajes que son de gran ayuda para controlar estos dolores de cabeza.

 

Si deseas consultarnos tu caso sobre este u otros temas puedes ponerte en contacto con nosotros. Te esperamos.

Cristina Rivera Prieto

Fisioterapeuta experta en terapia manual e instructora de pilates

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar